miércoles, 18 de agosto de 2010

¿Sabías qué... (16)

... en 1978 hubo un intercambio de franquicias en la NBA?

Tras desechar la idea de seguir los pasos de su padre en la abogacía, John Y. Brown decidió que se quería dedicar a los negocios. En los 60, durante su etapa como presidente de la compañía, Kentucky Fried Chicken consiguió alcanzar la popularidad que hoy en día le permite estar presente en casi un centenar de países. Tras vender sus acciones en 1971, Brown dedicó sus esfuerzos al mundo del baloncesto. Fue el dueño de los Kentucky Colonels de la ABA, con los que llegó a ganar el título de 1975 de la mano del entrenador Hubbie Brown. Los Kentucky Colonels fueron uno de los últimos supervivientes de la ABA, pero Brown vendió por 3 millones de dólares su plaza en la fusión ABA-NBA. A pesar de haber declarado después de la venta que el baloncesto no era el tipo de negocios con los que quería estar relacionado, apenas tardó unas semanas en hacerse con parte del accionariado de los Buffalo Braves de la NBA.

Irv Levin fue un piloto de combate con múltiples condecoraciones durante la Segunda Guerra Mundial. En la década de los 50 comenzaría una larga relación con la industria cinematográfica como productor de diversas películas de bajo coste, para acabar convirtiéndose con el paso de los años en el presidente de varias corporaciones relacionadas con el cine y la televisión. Su llegada al mundo del baloncesto se produjo en abril de 1972 cuando compró los Boston Celtics junto al abogado Harold Lipton por 3.7 millones de dólares. En primera instancia la NBA rechazó la operación, ya que al igual que Levin el propietario de los Sonics Sam Schulman también tenía acciones de la National General Pictures. Hicieron falta más de 2 años de juicios para que finalmente Levin pudiera convertirse en 1975 en el propietario de los Celtics.

La figura de Irv Levin nunca gozó de gran popularidad en Boston. Pasaba casi todo el año alejado del equipo en Palm Springs dedicándose a sus negocios del séptimo arte, siendo Red Auerbach el encargado de tomar las decisiones del día a día del equipo. Mientras tanto, en Buffalo John Y. Brown ya era el dueño de unos Braves que estaban hundidos en la Conferencia Este, una posición que claramente no colmaba las ansias de notoriedad de su propietario que tenía en cartera varias ciudades (Minneapolis, Dallis, Birmingham, Miami y Louisivlle) como futuro destino de su equipo. ¿Cómo conseguir que los dos mejorasen su situación a la vez?

En el verano del '78 idearon una extravagante solución para su problema al acordar un traspaso de franquicias, que sería aprobado por 21-1 en la votación del comité ejecutivo de la NBA. Brown se convertía en el flamante propietario de los Celtics, y Levin se quedaba con la franquicia de Buffalo que inmediatamente trasladaba a la ciudad de San Diego, lo que suponía el nacimiento de los Clippers. El trueque no acabaría en los despachos, los nuevos dueños también se animaron a confeccionar sus futuras plantillas en un traspaso que involucraría a 7 jugadores: Sidney Wicks, Kermit Washington, Kevin Kunnert y el novato Freeman Williams se iban a San Diego a cambio de Billy Knight, Tiny Archibald, Marvin Barnes y las elecciones de 2ª ronda de los drafts de 1981 y 1983. Incluso días antes de que cristalizara la operación se especuló con la posibilidad de que los Celtics también traspasaran los derechos de Larry Bird.

Red Auerbach no estuvo nada de acuerdo con esta "intromisión" en su trabajo habitual, sobre todo por las salidas de Kunnert y Washington que tenían que reforzar a Cowens en el juego interior. Justamente en aquel momento finalizaba su contrato como General Manager de los Celtics y, aunque finalmente decidió seguir, se rumoreó que estuvo muy cerca de aceptar la oferta de los Knicks.

No se podría decir que este cambio de cromos tuviese demasiada importancia en lo que respecta a los 2 propietarios. Irv Levin aguantó tres temporadas en San Diego sin entrar en los Playoffs, antes de vender por 13.5 millones la franquicia en 1981 a un magnate de los negocios inmobiliarios llamado Donald Sterling, que hoy en día sigue siendo el dueño de unos Clippers que siguen buscando su identidad. Levin siguió su relación con los negocios cinematográficos hasta su muerte en 1996.

Los sueños de grandeza de John Brown en Boston fueron efímeros. Al finalizar la temporada 1978-79 vendió sus acciones a su socio Harry Mangurian para dedicarse en pleno a un nueva faceta: la vida política. Fue gobernador por el partido demócrata del Estado de Kentucky entre 1979-1983, tiempo más que suficiente para afrontar varias reformas económicas, coger prestado 1 millón de las arcas públicas y operarse de un bypass coronario. En los siguientes años sus diferentes escarceos con la política y los negocios no tuvieron demasiado éxito. Por el contrario, tras su marcha en 1979 llegaría a los Celtics Larry Bird y la franquicia revivió los éxitos de antaño.

Esta es la historia del héroe de guerra y del rey del pollo frito, que vieron como se cruzaban sus vidas protagonizando la versión baloncestística de "Tú a Boston y yo a California" para acabar con sus particualres versiones de "Coge el dinero y corre".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada