miércoles, 4 de agosto de 2010

¿Quién dijo... (15)

... "Chuck pasó de ser el peor tirador del Este a convertise en el mejor tirador del Oeste"

Tom Heinsohn, jugador de los Boston Celtics.

Heinsohn estaba hablando de su ex-compañero Chuck Connors, que pasó de ser profesional en la antigua BAA (Basketball Association of America) y de varias ligas de beisbol para dar el salto a la gran pantalla, donde realizó multitud de westerns destacando especialmente en su papel de protagonista en la serie de TV "The Rifleman".

Connors era un pívot de 1.96 metros que en algo más de una temporada en Boston promedió un 25% en tiro, que teniendo en cuenta que la media de la liga no llegaba al 30% el dato no es tan malo como parece. El apelativo de "peor tirador del Este" se lo ganó a pulso prácticamente desde el primer día. En un 5 de noviembre de 1946 los Celtics debutaban ante su afición del Boston Arena, cuando en el calentamiento hizo historia al romper un maltrecho tablero con un tiro que se estrelló en la frontal del aro.

A finales de 1947 decidió cambiar definitivamente las canchas de baloncesto por el diamante de beisbol, que desde siempre había sido su deporte favorito, jugando desde principios de los 40 en ligas menores. El propio Connors destaca su papel de "relaciones públicas" como su principal rol en la franquicia de los Celtics, dadas las numerosas ocasiones en las que participó en diferentes charlas exhibiendo su gran capacidad oratoria.

En mayo de 1949 cumplía su sueño de debutar en las grandes ligas de beisbol jugando un único partido con los Brooklyn Dodgers de su ciudad natal. A los 32 años, después de jugar con los Chicago Cubs en la National League y una última temporada en la Pacific Coast League, tras un par de incursiones en la industria cinematográfica Connors vio que su futuro estaba delante de las cámaras.

"Voy a ganar el mismo dinero en las 7 semanas del rodaje de South Sea Woman que en una temporada de beisbol con Los Angeles Angels. El beisbol ha hecho mi entrada muchísimo más sencilla que de haberlo intentado por mí mismo. Estaré eternamente en deuda con el mejor juego del mundo."

En cierta manera el beisbol le había servido de "entrenamiento" para la que acabaría siendo su profesión definitiva. Siempre se definió como un showboat, alguien que buscaba llamar la atención del público aunque fuera de una manera extravagante, buscando siempre el lado más lúdico del deporte.

Chuck Connors murió en 1992, dejando atrás una más de un centenar de apariciones en casi medio siglo de exitosa carrera cinematográfica. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada