miércoles, 28 de julio de 2010

¿Sabías qué... (15)

... los Portland Trail Blazers ficharon a Don Buse a cambio de una semana de los servicios de su vicepresidente ejecutivo?

A mitad de la temporada 1982-83 el base Darnell Valentine sufrió una lesión en el pie que le mantendría unos 2 meses alejado de las pistas y tocaba buscarle un recambio. Don Buse era un base veterano que tuvo su etapa de esplendor a mitad de los '70 con los Indiana Pacers, cuando consiguió participar en 2 All-Star Games tras liderar la ABA y la NBA tanto en asistencias como en robos. En aquel momento era "agente libre", pero los Indiana Pacers aún retenían sus derechos. La explicación oficial del traspaso era que Buse iba a los Blazers a cambio de dinero y otras consideraciones.

El vicepresidente Jon Spoelstra eran las otras consideraciones. Spoelstra sigue siendo hoy en día un reconocido conferenciante considerado como un auténtico gurú del marketing deportivo. Llegó a Portland en 1977 y, aprovechando la  inestimable ayuda de la inercia del reciente campeonato, iniciaron una racha de 814 partidos seguidos vendiendo todas las entradas. En 1986 llego a ser ascendido a General Manager de los Blazers, y años más tarde también desempeñó labores de Presidente, General Manager y Consultor en los Denver Nuggets y en los New Jersey Nets.

"Viendo el rendimiento de Don Buse, creo que los Pacers se llevaron la mejor parte del traspaso"

Durante su breve estancia en Indiana, Spoelstra profesionalizó el equipo que se encargaba de las ventas de abonos de temporada. 

"Sigo vendiendo cada mes 4-5 copias de mi libro ´´Cómo vender hasta el último asiento del estadio´´ que son 3 volúmenes que cuestan 800 $, y hasta ahora nadie se ha quejado, así que debe ser un precio barato"

David Stern ha recomendado el fichaje de Jon Spoelstra a equipos con dificultades económicas, calificándolo de "la quintaesencia de los filósofos del marketing deportivo"


"Cuando me convertí en Presidente de Operaciones de los Nets en 1993 hacía 7 temporadas que el equipo no llenaba el estadio. En 3 años conseguimos vender todas las entradas en 5, 15 y 31 partidos... y eso que teníamos un equipo horroroso"

Un hombre con una confianza ciega en sí mismo (también ha escrito el libro de cómo venderle hielo a los esquimales), quizás puede tener en las próximas semanas/meses su mayor reto: convencer a Pat Riley y al resto de directivos de los Heat que su hijo Erik Spoelstra es la persona adecuada para dirigir al Big Three (Wade, Lebron, Bosh), el proyecto con mayor carga de marketing de la historia de la NBA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada