miércoles, 3 de febrero de 2010

¿Quién dijo... (6)

... "Ni con una línea defensiva de 7 jugadores y 4 de ellos linebackers de la NFL habríamos podido con él. ¿Cómo podíamos haberlo parado? Tal y como ha jugado hoy la única manera sería que un caza F103 hubiese bombardeado el Oakland Arena"

John MacLeod, entrenador de los Phoenix Suns durante 14 temporadas (1973-1987).

La frase data de la temporada 1975-76, y aunque la pista del Oakland Arena parece indicar que se refiere al legendario Rick Barry, el protagonista merecedor de placajes y fusilamientos fue el escolta Phil Smith. No era nada habitual este tipo de exhibiciones por parte de Smith. Tras una temporada rookie saliendo desde el banquillo y aportando su granito de arena para el que sigue siendo el único anillo de los Warriors, en su segunda temporada conseguiría un puesto de titular.

Hasta aquel 8 de enero de 1976, el record de anotación de Phil Smith eran 27 puntos, pero en este partido contra los Suns se fue hasta los 51, con una magnífica serie de 20-27 tiros y 11-14 tiros libres. MacLeod puso sobre él a todos los exteriores de su plantilla, pero no había nada que hacer. Durante la segunda parte Smith llegó a encestar 13 tiros sin fallo, y consiguió anotar 16 puntos seguidos para su equipo en menos de 4 minutos. Su media en la temporada era de 15, y el día anterior también contra Phoenix sólo tiró 7 veces para un total de 8 puntos. Para mayor delirio en los graderíos, casualmente aquel partido había sido declarado como "Phil Smith Poster Night" y todos los jóvenes habían recibido un poster suyo a la entrada del pabellón.

Este hito hizo que se uniese al poker histórico de Warriors capaces de llegar al medio centernar de puntos: Joe 'Jumpin' Fulks, Neil Johnston, Wilt Chamberlain y Rick Barry. En la siguiente temporada, aprovechando una expulsión de Rick Barry por 2 técnias, Phil Smith volvió a anotar 51 puntos, esta vez contra los Houston Rockets. Precisamente en estos 2 años alcanzó el reconocimiento de la liga al ser elegido para los All-Stars Games de 1976 y 1977. Su carrera se vio frenada prematuramente por una lesión en el talón de aquiles en 1979, que nunca más le dejó volver ser aquel escolta infalible que saco de quicio a John MacLeod.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada